Versos

"Yo no protesto pormigo porque soy muy poca cosa, reclamo porque a la fosa van las penas del mendigo. A Dios pongo por testigo de que no me deje mentir, no hace falta salir un metro fuera de la casa para ver lo que aquí nos pasa y el dolor que es el vivir." (Violeta Parra en Décimas, autobiografía en versos)

jueves, 2 de enero de 2014

Resumen noticioso

Si fuera otra persona no volvería a entrar a este blog. Toda agenda personal es cíclica: esta soledad me tiene hablando las mismas cosas cada cierto tiempo con los mismos amores, los mismos miedos y el mismo odio de siempre contra el mundo, contra la héteronorma y la homofobia. ¿Qué culpa tendrá ella de querer a quien yo quería con cariño sincero? Pero me molesta igual, me invaden los celos y una ira de digno despechado. 

Y esta cabeza calva, cada día más calva no me deja en paz, me atormenta, me persigue. Mi fealdad me angustia e inquieta porque es eterna y aunque la olvidara cien saldrían y salen a mi camino a recordarla. Después me preguntan que qué me pasa, qué porque tengo esa cara... además me juzgan por ser feo. Lo aceptaría si me lo mereciera pero no tengo velas en este entierro de la injusticia, de la gente fea.

Porque no soy rubio ni tengo los ojos azules, porque mi atributo es la ternura y el esfuerzo, porque ni siquiera egreso y ya todos se hacen planes con mi sueldo y una carrera que todavía no tengo, porque siempre tengo que escuchar "sorry no eres mi tipo", porque me dicen Dieguito, porque piensan que siempre tengo que decir que sí, porque creen que mi paciencia es eterna como la muerte, porque no saben que le tengo miedo a morir y quiero vivir para siempre y no sentir la inclemencia del tiempo perdido, porque ya va a llegar la mujer ¡la mujer!, todo a su tiempo y porque creo que todas ese montón de frase armada vale callampa (con todo el respeto que le tengo a las callampas que le echo a los fideos con salsa).

Tengo rabia de que todos se anden fijando en los pasos que doy porque les causó curiosidad de que nunca le hayamos visto una polola pues Dieguito, a su edad. Y porque si no me prestan atención igual me molesto y me da más rabia. En esta noche me siento tonto y carente de estrategia y frialdad, me pasó por andar leyendo horóscopos y ver bondad en los ojos de los demás, me pasó por confiar, por dejar todo a la suerte, cosa que claramente no tengo. Suerte tienen otros, sus amigos, aquellos que trabajan con ella, haciendo apuestas, jugando a la lotería y la imploran y la llaman, pero yo siempre he sido enseñado a que la suerte no existe, que existe el éxito y depende del esfuerzo, de la perseverancia... que basura de discurso, que frustrante la brecha de lo ideal y lo real. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario