Versos

"Yo no protesto pormigo porque soy muy poca cosa, reclamo porque a la fosa van las penas del mendigo. A Dios pongo por testigo de que no me deje mentir, no hace falta salir un metro fuera de la casa para ver lo que aquí nos pasa y el dolor que es el vivir." (Violeta Parra en Décimas, autobiografía en versos)

domingo, 7 de octubre de 2012

De vuelta a Morissette y House M.D.

Dormí la tarde entera hasta cerca de la medianoche. Soy hombre libre en la casi totalidad de los aspectos de la vida humana. Mientras avance mi escritura o su lectura podrá ir saliendo algún par de ideas acaso conexas; no hay mucho de qué desahogarse por tanto cabe la chance de temer por el futuro de esta entrada.

Pues bien, luces apagadas y oscuridad encendida. Dadas mis últimos sucesos me he vuelta a acercar a la música de Alanis Morissette para pintar con arte y música la vida y comprender que esto que siento yo alguien lo ha sentido antes. No soy el primero y tal vez no el último en tener una mezcla de sensaciones que ya ni siquiera se trata de no poder contar, ya no me dan ganas incluso de sentarme a pensar. Reproduzco Hand in my pocket y es posible vivir con un mar de antítesis qué quizá no lo sean tanto, mas bien responden a la clásica diferencia entre actitud y conducta; lo que pasa por dentro y lo que se muestra hacia afuera. Durante los puntos más álgidos de la semana, de todos los versos de la canción el que más me acomodó fue I'm tired but I'm working (Estoy cansado/a pero trabajando/funcionando) para rematar la estrofa con Is that I haven't got figured all out just yet? (¿Es que no me he dado cuenta de todo aún?). Miré el vídeo por internet y de sugerencia encontré otra canción que es acaso la más triste de la autora: Not as we (No como nosotros), con una letra profunda, aguda y distinta (como siempre) a lo que escribe o le escriben a las exponentes del pop anglosajón; en honor a la verdad el disco entero del que forma parte Not as we  -Flavors of Entanglement (Los sabores del enredo)- tiene un sello de ruptura y canto por la herida y dados mis rasgos obsesivos busqué la crítica y ciertos datos de esta canción desgarradora. Como todo está conectado en este mundo y uno tiene la capacidad de simbolizar, Not as we fue adelantada por mi serie favorita House M.D. en el capítulo 97 Seconds (capítulo tercero de la cuarta temporada) el cual no pude evitar volver a ver luego de apagar las luces y encender la oscuridad. Reconcerté una cita con el equipo de House.

En 97 Seconds se entra en la discusión de si hay algo más allá después de la muerte puesto que uno de los pacientes relata que luego de sufrir un ataque estuvo muerto por 97 segundos, en tanto a otro paciente se le diagnostica cáncer a la piel por parte del oncólogo Dr. Wilson quien le entrega esperanza de tener una muerte con una mejor calidad de vida, pero el paciente se rehúsa aludiendo a que prefiere otra vida antes de seguir adolorido y postrado en la cama de un hospital. House le responde ofuscado y con habitual poco tacto que esto es todo que no hay nada más allá, pero sus palabras no cobran sentido para el paciente. Fuera de la habitación Wilson lo enfrenta y regaña pidiéndole que respete las creencias de los otros por absurdas que sean ya que por último cada uno es dueño de aferrarse a lo que quiera en sus últimas horas. En esa misma escena en que fui cautivado por la prestancia y siempre buen tino del apuesto James Wilson comenzó el piano a introducir Not as we cuya esencia no se relacionaba muy bien con el capítulo pero de todas maneras hizo catarsis. Excelente capítulo del cual sólo he destacado el aspecto del trasfondo cuya trama y nudo merecen mayor atención. Gregory House es un empirista y buscará convencerse ante las dudas. James Wilson guarda una belleza original, mi mención honrosa para él. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario