Versos

"Yo no protesto pormigo porque soy muy poca cosa, reclamo porque a la fosa van las penas del mendigo. A Dios pongo por testigo de que no me deje mentir, no hace falta salir un metro fuera de la casa para ver lo que aquí nos pasa y el dolor que es el vivir." (Violeta Parra en Décimas, autobiografía en versos)

sábado, 9 de noviembre de 2013

Intrarreflexión

Tengo un alto impune de loza sin lavar en la cocina sería la mejor metáfora para representar la ausencia que he tenido en mi querido blog. No he hilado, en todo caso, una historia con una clara columna vertebral, sólo intentos que raudos abortan misión. 

Siempre hay algo que hacer, como ahora que debo ir a dormir para levantarme temprano mañana y hacer el Sábado de las Profesiones de los Trabajos Voluntarios Nueva Guanaco. Es probable que me llame Claudio para que vaya a cuidar su casa pero yo no iré, querré dormir, evitar el calor y además él no quiso ir a la actividad de los profesionales por ello es que tomo esta venganza infantil. De todas formas, volver a encontrarme con su exesposa no me hace ninguna gracia, qué  mujer más pesada. Bueno, Claudio tampoco es una panal de abejas, raro que tengan un hijo tan simpático.

Hay que leer para la minuta del seminario, casi doscientas hojas. Prometo hacerlo mañana. Prometo hacerlo mañana y acordarme del joven Ignacio que me lo encuentro hasta en la sopa. También recordaré a Nicolás aunque ahora con menor cariño, con menor gusto porque seguramente veré en las redes sociales a algún vegano que deba tener como himno Resistiré. Y no iré a la fiesta de disfraces a que me convidaron ni a ningún evento de desclase más que a votar por Michelle Bachelet. 

Lo siento joven Ignacio, joven Nicolás, joven Isidro y juventudes revolucionarias apuestas: mi corazón lo tiene Verónica, la madre de Chile desde hace mucho tiempo. 

Ah y antes de despedirme y ya que estoy en el espacio de los descargos diré descargo uno dos puntos esa muchacha que se pinta el pelo realmente le tomó el olfato a la situación, quiere ser como yo porque quieren que la quieran como me quiere a mí su actual pinche (les recuerdo que me gusta usar términos de los senectos), tuiteo de noticias, interés en la política, mis mismas canciones favoritas, ¡ah! si falta que le gusten los gatos, que use los dos signos de exclamación y que tenga un blog melancólico y soñador como el mío. Pobre de ella que empiece a tuitearle a mi @JuanaRivers. Ahí sí que no. Pero bueno, ellos se prefirieron y eso lo respeto yo como a la democracia. Es una relación tan traumante, transmisión de salivas intra amigos mediante. Toco madera, un, dos, tres. 

Descargo dos dos puntos sólo porque soy respetuoso no diré su nombre aunque creo que todos deben compartir mi juicio, incluso, esta muchacha que a la distancia me saca de quicios. Es que da la impresión de que ya ni ella se soporta, que no soporta más sus llantos de cocodrilos manipuladores, ¡sí señor! manipuladores... Despertar y tiene pena, comer y tiene pena, hablar y tiene pena, leer y tiene pena... ¡qué insoportable! Pero esa es una estrategia, claro que sí, la victimización para dar tanta pena que nadie más quiera hacer algo que quiere hacer por miedo a dañarla. Y bueno, a qué llegamos acá: a la definición más básica de poder, a la de Dahl (por fín di contenido a este mamotrejo quejumbroso). Manipulo para controlar a la distancia, para mantener mi posición de poder en todos lados, mientras todos creen que yo sufro en realidad gozo de mi poder de tener al mundo a mis pies con dos o tres palabras. Conozco esa patraña, mija o mi hija. Si hasta ahí hay política chata, no te me vengas a hacer acá. A otro perro con ese hueso. Yo debiera de ser más bellaco y abrir los ojos a este amigo atolondrado pero la gente enamorada no es capaz de ver debajo del agua. No, no. Si me pagaran millones por irme fuera iría feliz a hacer y deshacer, a amar y ser amado aunque hubiera que pagar, pero no me iría a llorar porque me angustia perder el control. 

Me retiro. Creo que escribí mucho como para estar en Mercurio retrógrado pero me desahogué. Así como este blog mereció también volver a ser sacudido de su polvo y abandono, la loza merece ser lavada de su moho y lavazas de detergente barato. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada