Versos

"Yo no protesto pormigo porque soy muy poca cosa, reclamo porque a la fosa van las penas del mendigo. A Dios pongo por testigo de que no me deje mentir, no hace falta salir un metro fuera de la casa para ver lo que aquí nos pasa y el dolor que es el vivir." (Violeta Parra en Décimas, autobiografía en versos)

domingo, 13 de enero de 2013

La montaña más triste del mundo


Estoy triste, no imaginan cuánto. El giro del cosmos puso en mis retinas una de las películas que más me llegan y asistir voluntariamente a su final no es otra cosa que un acto de masoquismo. Me faltó corazón para llorar cuando vi los ojos de Heath Ledger, en su rol de Ennis del Mar, llenos de lágrimas y cerrando su closet, en cuya puerta colgaba la postal de Brokeback Mountain y las ropas de su difunto amante Jack Twist. Más triste es todo cuando recuerdo que Ledger está muerto. Uno murió por allá y el otro por acá. Imagino que a quienes hemos visto esa película nos queda la misma sensación de impotencia y de duro realismo. Sigo con el corazón destrozado y recordando cómo se cerró aquel armario para dar paso a un guitarreo acompañado de una armónica para ambientar la tristeza western, la soledad de aquel desierto estadounidense. He was a friend of mine se titula la canción de Bob Dylan que se encarga de cerrar el filme, dejándome sin palabras suficientes para describir el dolor del fin de Jack Twist y recordar que Heath Ledger ya no está en este planeta.

Más adelante, luego cenar y tomar té con la familia subí a mi dormitorio y encendí el televisor y el notebook para comenzar a escribir. Comenzaba la entrevista a Daniel Muñoz, actor chileno de la popular serie Los 80, y las primeras imágenes exhibieron fueron aquellas en que le comunica a su esposa que había sido despedido del trabajo, entonces en plena crisis económica; la calidad del trabajo de Tamara Acosta (Ana en la serie) llenó el ambiente de la escena de tristeza y más dolor que mi alma recibió una vez más en el mismo día. Para terminar de rajarme los sentimientos quise buscar en Youtube Keep me in your heart del difunto (otro más) Warren Zevon, la canción del capítulo final de House M.D. y la escuché.

Cierro mis ojos por un momento y como es costumbre mía, me pongo de pie y salgo a mirar los cerros que rodean la población, más arriba veo las estrellas nítidas y más nostalgia se apodera de mi corazón. Tengo ganas de llorar y albergar más penas que logren sacarme el llanto desde el estómago, que los perros y los gatos se contagien y me acompañen en este momento morado. Mi hermana duerme en la cama de arriba del camarote y ambos no soportamos ver llorar al otro… botaré mis lágrimas en silencio, la noche por mientras bajará los grados de calor del día.

Les dejo el link de la película y la canción de Bob Dylan por si en esta nueva noche me quieren acompañar a llorar. Mañana reiremos otra vez.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada