Versos

"Yo no protesto pormigo porque soy muy poca cosa, reclamo porque a la fosa van las penas del mendigo. A Dios pongo por testigo de que no me deje mentir, no hace falta salir un metro fuera de la casa para ver lo que aquí nos pasa y el dolor que es el vivir." (Violeta Parra en Décimas, autobiografía en versos)

viernes, 20 de mayo de 2011

Ceniza


De ese silencio eterno que no cede,
De esa luz que tirita ciega allí dentro,
Del espacio bendito en que guarda
Sin rencor un sublime veneno.

De las horas que sin rumbo, insensatas, pasan
Y del vicio eterno que a mis ojos humecta
Se ha ido configurando este hombre
Que escribe, que ríe, que odia y que ama.

De la muerte insensible, pero también de la vida,
Mis manos enteras sus efectos describe.
Como un viernes que duele y que enciende,
Mis dedos de carne al mundo ironizan.

Sus dudas que hoy se me hacen locura
En mi mente al amor lo han hecho cenizas,
Y en mis actos de hombre valiente,
Han hecho hoy intensidad mi ira.

Muchas veces su cuerpo quise descubrir,
Desmantelar paciente su amor fallecido,
Pero a la vez que yo veo sus piernas correr,
Declaro vana mi alma y mi ancho querer.

De mis muertos


Tengo ganas de mirar el piso y llorar.
Tengo ganas de lo imposible
Como resucitar muertos y echar el tiempo atrás.

Tengo ganas de revolcarme, de abrirme el cuerpo
De ver el cielo vacío y gritar un dolor ciego.

Tengo un pedazo de alma intranquila
Como el ave que no sabe volar,
Tengo una ruta sin ser recorrida,
Pero peor, una rabia a lo natural.

Oscura muerte que al infinito los lleva.
Madrastra memoria que recuerdos me das
Tengo tristeza incurable en las venas
Como una frágil medicina, que surte su efecto y luego se va.

Del vil cementerio yo salí con los ojos mojados
Dejando su cuerpo en un ancho solar,
Y hoy como si ayer hubiera sido,
Extraño su todo, su esencia inmortal.