Versos

"Yo no protesto pormigo porque soy muy poca cosa, reclamo porque a la fosa van las penas del mendigo. A Dios pongo por testigo de que no me deje mentir, no hace falta salir un metro fuera de la casa para ver lo que aquí nos pasa y el dolor que es el vivir." (Violeta Parra en Décimas, autobiografía en versos)

sábado, 24 de diciembre de 2011

Sobreviviendo en la voz de Mercedes Sosa (Original de Víctor Heredia)

No podría catalogar este tema musical como una de las mejores interpretaciones de Mercedes Sosa porque frente a su talento es más que complejo categorizar, sin caer en la siempre presente subjetividad, entre peores y mejores. Es que para mí todo el arte que hizo en vida contribuyó de igual manera a enaltecer el valor de la poesía y del arte latinoamericano. Hace algunos años que ya no está con nosotros, se la extraña y en su honor dejo en este espacio uno de las canciones que porto inamoviblemente en mis reproductores de música.



Me preguntaron cómo vivía, me preguntaron
'Sobreviviendo' dije, 'sobreviviendo'.
Tengo un poema escrito más de mil veces,
en él repito siempre que mientras alguien
proponga muerte sobre esta tierra
y se fabriquen armas para la guerra,
yo pisaré estos campos sobreviviendo.
Tristes y errantes hombres, sobreviviendo.

SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO,
SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO.

Hace tiempo no me río como hace tiempo,
y eso que yo reía como un jilguero.
Tengo cierta memoria que me lastima,
y no puedo olvidarme lo de Hiroshima.

Cuánta tragedia, sobre esta tierra...
hoy que quiero reírme apenas si puedo,
ya no tengo la risa como un jilguero
ni la paz de los pinos del mes de Enero,
ando por este mundo sobreviviendo.

SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO,
SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO.

Ya no quiero ser sólo un sobreviviente,
quiero elegir un día para mi muerte.
Tengo las manos nuevas, roja la sangre,
la dentadura buena y el sueño urgente.

Quiero la vida de mi cimiente.
no quiero ver un día manifestando
por la paz en el mundo a los animales.

Cómo me reiría ese loco día,
ellos manifestándose por la vida.
y nosotros apenas sobreviviendo, sobreviviendo.

SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO,
SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO.

Violeta Ausente

Disfruta tus cerros, tu sol o tu nube. Memoriza cada átomo de la casa donde creciste con tus hermanos. Sal a correr a las llanuras, a los bosques, anda de excursión y nota las aves del sector en el que has vivido. Conoce la historia de tu pueblo. Escribe las memorias de las mascotas que tuviste en casa. Recuerda el lugar al que ibas cuando tenías pena; los juegos en las calles con los amigos del barrio; el camino del colegio a la casa; tu alcoba; tus dibujos animados favoritos; los juegos del 18 de Septiembre como el trompo o la rayuela; los peces que fuiste a observar a las orillas del río; los paseos con tu curso a una piscina o playa; tu primer beso; tu primer gol; la vuelta a clases; tu primer regalo a tu papá o mamá en su día. Recuerda con amor la tierra que te vio nacer y crecer.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Versos destilados



La poesía es el vuelco de palabras sobre la imagen de tu cuerpo.
Luz que abate mi alma al paso del destello de un sentimiento.
Tú eres poesía cuando eres el litro de valentía que aleona mi verso;
un gesto cálido de Dios, de sus manos, que sobrepasa los lamentos.

Destilo mi juego infante con las gotas de este zumo,
pues eres  viento que atenúa mi destino bajo el sol,
y la lluvia que entibia el frío cruel en me entumo,
el trozo de norte que en este sur inmenso busco.

No importa que no conozca la saliva de tu boca escasa,
ni la materia gris, ni la historia que hace tu manera prosaica.
Yo conozco tu mirada cierta, un pedazo de tu espalda.
Así sé de todo, de las estrellas y sus estrategias arcaicas.