Versos

"Yo no protesto pormigo porque soy muy poca cosa, reclamo porque a la fosa van las penas del mendigo. A Dios pongo por testigo de que no me deje mentir, no hace falta salir un metro fuera de la casa para ver lo que aquí nos pasa y el dolor que es el vivir." (Violeta Parra en Décimas, autobiografía en versos)

sábado, 13 de agosto de 2011

Como una mujer de sal

Verso inmenso y difícil que no halla frontera
complica el intento de ordenar el remolino
que furibundo quiébrame de raíz la mollera.
De una canción ingrata se durmió el olvido,
despertó una emoción larga e intensa
que yo creía hecha historia,
que yo consideraba muerta.

Los colores invadieron de guerra mis adentros.
Formaron un negro fondo y su imagen tremenda.
Dolor revuelto, fe incierta, verso extenso.

El tiempo se hizo espacio y el espacio se hizo lluvia,
sin nubes se me hizo rápida la locura, era ver su suerte,
su amor volviendo y dando largo el paso a la muerte.
La sangre se hizo infierno, la flor de la lápida mustia.

Yo no era feliz, lloraba más que reía, pero daba el respiro;
la canción me hacía botar el dolor de lo imposible.
Y su figura soldadesca se hizo en mi voluntad, en el destino
su belleza generosa me impuso un sentimiento inaudible.

Mi pensamiento se ha vuelto noche, se ha hecho luna en el placar
Mi cordura se hace río y mi cuerpo una mujer de sal.
Un tacto y se derrumba, un recuerdo y expirar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario