Versos

"Yo no protesto pormigo porque soy muy poca cosa, reclamo porque a la fosa van las penas del mendigo. A Dios pongo por testigo de que no me deje mentir, no hace falta salir un metro fuera de la casa para ver lo que aquí nos pasa y el dolor que es el vivir." (Violeta Parra en Décimas, autobiografía en versos)

viernes, 22 de abril de 2011

Exigencias de un buen querer

Yo he venido en estos días a tocar la puerta de tu pensamiento
He vuelto con mis pasos, sin forma, mezclados a la poesía
A exigirte el cese de en ella, mil haberes de lamentos;
Quiero ya tus besos, tu olor a mundo, tus ojos y sonrisa.

Quiero un poco de esencia, de certeza y alegría;
Una proyección al presente sin sentir el tiempo,
Además de reclamarte entera la vida,
Quiero algo que no conozco y que se nos eternice el deseo.

¿Cómo será la dicha entera viéndote junto a mis padres?
Amándote en la música, en el juego, en el verso
¿Cómo me sentirán en este sigilo de amantes?
¿Qué pensarán los padres de tus ojos lascivos y de los míos intensos?

¿De qué color es tu felicidad y cuánta edad posee?
Ha sido azul y eterna como un mar sin fronteras
O es prematuro el goce como niño reciente.
El mío es intermitente, y se ha enraizado en tierras extranjeras;
Lleva lo que llevo en ellas andando,
titubeando de si debiera ser dicha o más bien penas.
No sé si será entrega o será crudo llanto.

Como siglos que no empiezan pero que tampoco terminan
Me paso los días recelando tu errante conducta,
Y rápido me apresa la locura, me roe la amargura,
Dudo de que fuesen ciertas mis palabras, mi amarte, mis premisas.

Y voy pagando culpas que no tienen sustento tangible
Pago por tu belleza, pero más por tus ojos tristes.
Por tanto, exijo intransigente un dulce beso,
¡Que te disfraces de canario y que yo sea alpiste!
Que se me caiga una pestaña y se cumpla el deseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario