Versos

"Yo no protesto pormigo porque soy muy poca cosa, reclamo porque a la fosa van las penas del mendigo. A Dios pongo por testigo de que no me deje mentir, no hace falta salir un metro fuera de la casa para ver lo que aquí nos pasa y el dolor que es el vivir." (Violeta Parra en Décimas, autobiografía en versos)

martes, 15 de marzo de 2011

La nariz


Veamos qué puedo hacer.  Venía tu porte hidalgo, tus pasos largos en la noche y la sangre acelerando en las venas.
Yo andaba solo por las calles oscuras de Recoleta. Desolado como una canción de Cerati, pero estoico, caminando por inercia y queriendo llegar al internet. Pensando en algo irrelevante, olvidable. Y los dos meses que fueron ayer se me cayeron en la cabeza. Venías caminando. Caminábamos… yo a oriente, “tú” a poniente. Tres metros eran todo y eran nada. La mente en blanco, en negro y los árboles con sus ramas haciendo viento en la noche era el mundo para mí. Tus pasos, tu pelo, tu cuerpo entero, ¡iba tu esencia!, tu mirada fija, tu rostro romano y barbudo, tu talante europeo y tu silencio sepulcral que no me saludó como nunca lo hizo.
Y también iba yo. Sí. Yo, pero como yo soy contigo al frente. Un ser sólido y etéreo. Rígido y frío. Con miedo a parecer solo y derrotado. Vencido. Sin ambiciones. Yo… que soy un poco de mentira, que me esfuerzo por no ser un personaje al frente tuyo, pero en contradicción profunda. Sin identidad. Un complejo de absurdos, de certezas, de abstracciones, colores mezclados y deforme de cuerpo y alma. Pero era yo. Como sea, era yo. El mismo de nombre Diego. Y a cincuenta centímetros yo ya no te había dicho hola y “tú” que ya no eras tú. La descripción entera que te caracterizó estaba incompleta. La nariz que yo amé ya no estaba. No era recta y fina. No era una aguja dorada. No eras, pero fuiste en segundos infinitos. Y la sangre de repente cayó como un tumbo de maremoto, siguió y yo seguí mi rumbo y tu imagen perversa también. Todo se multiplicó a cero y los dos meses que veían su fin siguieron queriendo ser tres y queriendo ser siempre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario