Versos

"Yo no protesto pormigo porque soy muy poca cosa, reclamo porque a la fosa van las penas del mendigo. A Dios pongo por testigo de que no me deje mentir, no hace falta salir un metro fuera de la casa para ver lo que aquí nos pasa y el dolor que es el vivir." (Violeta Parra en Décimas, autobiografía en versos)

miércoles, 27 de octubre de 2010

Se busca


Cómo dejar de amarlo, con sus ojos cálidos
Y su nariz de delfín perdido.
Cómo dejar de estremecerse,
Y no dejar de latir como un péndulo infinito.

Cómo no extrañar su presencia en mis sueños,
Mientras la vida corre lenta como suspiro.
Cómo hacer para saltarme el destino
Y no depender como del amo depende un fiel perro.

Sale el sol temprano, fuerte como el amor
Acogedor como el pecho de una madre.
Y al agua dura de su roca la sacó,
Se ha ido el sol terminada la tarde.

Mas en mí dejó revuelto,
el manantial de la sangre.

Y en la naturaleza imbuido,
busco un pedazo de Dios sempiterno,
busco un trozo de amor tuyo,
lo siento, pero no lo encuentro.

Y en los seres imbuido,
Busco un poco de tu aliento.
En las conchas, en las rocas, en los cerros,
Busco un poco tuyo
pero te me esfumas por los dedos.

En la gente sin vida busco, acaso,
Te me perdiste en la masa gris,
En el mar, en el cielo y en los campos,
te escudriño, en el placer de un desliz,
e insisto, pero no te hallo.

Sin comprender dónde te perdí,
Olfateo como loco en la noche enlunecida,
Y haberte perdido ahora me suena a fin,
como suena ahora una bala fina.

Te busco y te llamo, sin voz y sin tacto,
Pero la esperanza ha acabado
Pues mi cabeza a bala he abierto,
y ni en mi memoria de ti hay rastro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada